Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Con danza aérea y liberación de estrés se apropian de Áreas Naturales Protegidas

Publicado el 12 Octubre 2021
Unknown-1.jpeg
Unknown-2.jpeg

La práctica de esta actividad en el Área Natural Protegida Sierra de Guadalupe ayuda a mejorar la condición física de las y los participantes

“Como brigadista el poder realizar actividades diferentes como la danza aérea nos ayuda a desestresarnos, a salir de la zona de tensión y nos reta a hacer nuevas cosas, además de que nos permite tener una mejor condición para el momento de combatir los incendios forestales ya que el cargar herramienta o una mochila con 20 litros de agua si implica cierto esfuerzo”, asegura Miriam Rosas Reyes, brigadista del Área Natural Protegida (ANP) Sierra de Guadalupe.

Miriam, además de ser brigadista y trabajar casi 16 años en la Sierra de Guadalupe, es alumna de la clase de danza aérea que se imparte en la zona rehabilitada del Área Natural Protegida y como parte del programa “Sembrando Parques”, que llevaron a cabo las Secretarías del Medio Ambiente (Sedema) y de Obras y Servicios (Sobse) de la Ciudad de México.

“Existía una problemática de desconocimiento por parte de la ciudadanía de qué son las ANP. Cuando se les habla de las áreas naturales revocaban recuerdos del interior de la República, sin saber que dentro de la Ciudad de México también hay espacios que pueden servir para la distracción”, comenta la brigadista.

A través de un diagnóstico socio ambiental de las colonias aledañas a Sierra de Guadalupe, realizado por la Dirección General de Sistemas de Áreas Naturales Protegidas y Áreas de Valor Ambiental (DGSANPAVA), fueron determinadas actividades de interés de la población, siendo la danza aérea una de las más solicitadas por las comunidades. Hoy la ciudadanía se ha apropiado cada vez más de estos espacios.

La clase de danza aérea es impartida por la maestra Michelle González, quien detalla que con esta actividad las brigadistas y vecinos de la alcaldía Gustavo A. Madero logran fugarse un poco del estrés del trabajo: “Creo que les sirve, les forja y les ayuda a liberar un poco la mente y a los habitantes de la comunidad, además de apropiarse de los espacios, realmente tiene un impacto positivo. Para mí mi actividad no solamente es una cuestión de salud física sino también emocional, mental y de reinserción social”.

Las clases de danza aérea son los martes y jueves de 10:00 a 12:00 horas en Vicente Guerrero y 14:00 a 16:00 horas en Zacatenco.

A través de estas acciones, la Dirección General de Sistemas de Áreas Naturales Protegidas y Áreas de Valor Ambiental busca que estos sitios sean un espacio de vinculación entre el ambiente y la cultura mediante actividades como talleres de danza aérea, de música, de dibujo, yoga, pajareadas, entre otras.