Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Cuentacuentos que hablan de inclusión en el Bosque de Chapultepec

Publicado el 25 Mayo 2019
unnamed (88).jpg

La historia de Meme, una pequeña chica especial que llega a su escuela nueva y recibe burlas de sus compañeros llega este fin de semana al parque infantil La Hormiga en la primera sección del Bosque de Chapultepec, como parte de los cuentacuentos que narran relatos cargados de conciencia social ante la discriminación que viven las personas en situación de discapacidad.

Meme escucha los sabios y divertidos consejos de su abuela para enfrentar el rechazo que vive por parte de sus nuevos compañeros de clase por notar que es diferente y entender lo valioso de la diversidad. Los cuentacuentos consideran que la infancia es la mejor etapa para comenzar a construir una sociedad con equidad y justicia para quienes viven en condiciones de discapacidad.

Las historias divertidas que transmiten importantes enseñanzas y al mismo tiempo valores, logran acercar a los más pequeños a la lectura y contribuyen a la formación de personas sensibles, emocionalmente inteligentes, capaces de crecer en entornos cada vez menos violentos.

Teresa Aguilera Delgadillo, autora del cuento premiado en 2012 por Editorial Porrúa y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) como segundo lugar en el concurso de cuentos infantiles “Somos iguales”, busca promover obras infantiles que generen conciencia entre la sociedad sobre la cultura de la igualdad y la no discriminación.

Al llegar al Parque infantil La Hormiga los pequeños, junto con sus familias, podrán acomodarse entre los tapetes de fibras naturales extendidos a la sombra de los árboles y esperar la primera llamada para la sesión de cuentacuentos del fin de semana.

Los altos árboles de uno de los pulmones más importantes de la Ciudad de México escuchan los diálogos que cobran vida en los cuerpos de los Cuentacuentos, que logran capturar la atención de los niños, quienes saben mejor que nadie escuchar atentamente.