Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Resalta Sedema trabajos de conservación en Áreas Naturales Protegidas

Publicado el 14 Septiembre 2021
Unknown-3.jpeg

• Reconoce el trabajo de más de 400 personas que realizan acciones para proteger y conservar la biodiversidad

La Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México reconoce y agradece la labor de 480 personas, adscritas a la Dirección de Áreas Naturales Protegidas y Áreas de Valor Ambiental (DANPAVA), quienes realizan acciones para proteger y conservar la biodiversidad que existe en las 25 Áreas Naturales Protegidas y 30 Áreas de Valor Ambiental (barrancas).

Se trata de un grupo multidisciplinario integrado por biólogos, técnicos en diferentes ramas relacionadas con la biología, ingenieros ambientales, ingenieros en recursos naturales, ingenieros forestales, pedagogos y educadores ambientales cuya misión principal es cuidar y preservar la biodiversidad de las Áreas Naturales Protegidas.

Carlos Manuel Vázquez Martínez, director de las Áreas Naturales Protegidas y Áreas de Valor Ambiental, aseguró que desde el inicio de la actual administración se llevan a cabo diferentes actividades para la conservación y protección de todos los recursos naturales que existen dentro de las ANP, que son el hábitat de mil 598 especies de plantas, 3 mil 851 especies y subespecies de invertebrados y 517 especies de vertebrados, así como 385 especies de aves y mamíferos.

Dichas actividades van desde recibir y orientar a visitantes, hasta el combate y prevención de incendios forestales, reforestaciones, acciones de monitoreo y supervisión de plagas y enfermedades. “Algunas actividades realizadas en las Áreas Naturales Protegidas son riesgosas, sin lugar a dudas, una de las más que tenemos es el combate de incendios forestales por eso es que el personal que se dedica esta acción recibe una serie de capacitaciones, desde un curso básico hasta cursos internacionales. Otro de los riesgos a los que se enfrentan es a la presencia de animales como serpientes de cascabel que son muy comunes en estas zonas”, señaló.

Con el propósito de proteger y conservar a la biodiversidad, dijo, se está implementando un programa piloto de monitoreo sistematizado de flora y fauna que permitirá la detección del número de especies y la periodicidad de su estancia.

“Estamos iniciando un proyecto muy importante para la conservación del ajolote de montaña, monitoreando su hábitat y el número de especies para llevar un control y cuidado de esas áreas donde se desarrollan estos ajolotes. Brigadas llevan a cabo acciones de conservación de suelo y agua que consisten en la recolección de residuos sólidos, así como la formación de presas de gavión, ramas o geocostales que permiten la retención de suelo natural y disminuyen la velocidad del cauce en el arroyo, lo que contribuye a aminorar la erosión del suelo y generar condiciones adecuadas para las especies que viven del arroyo”, precisó.

A la fecha, se tiene el registro de más especies que no se veían en algunas de las Áreas Naturales Potegidas como por ejemplo el gavilán de Cooper, el murciélago trompudo en la zona de la Sierra de Guadalupe, entre otras especies.

“Con este monitoreo lo que queremos es detectar qué tantas especies hay y cuando las volveremos a ver, nos permitirá tener datos comparables porque en el pasado solo se tenían avistamientos de una especie pero no podíamos hacer comparaciones. Este proyecto que estamos haciendo podrá ser comparable año con año y tendremos números exactos sobre el crecimiento en el número de especies”, detalló.

Para continuar con la conservación de la fauna, pidió a las y los capitalinos respetar y cuidar a la fauna y avisar a alguien del área natural si ven a alguna: “Tenemos una zona que llamamos de protección especial, es un área donde se encuentran zonas de anidación de especies, de camino o estancias y que por el cuidado que tienen ahí no permitimos la entrada de personas para que no los vayan a molestar o perturbar en su hábitat natural.Tenemos zonas de uso público, senderos interpretativos para que la gente camine dentro de las ANP donde el impacto que puedan tener con esta fauna sea menor y no alteran su desarrollo normal”.