Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Cuida los bosques y combate incendios forestales

Publicado el 20 Abril 2019
unnamed (11).jpg

“Soy madre soltera, hago las dos funciones, en el trabajo soy padre y en casa soy mamá”, asegura Dulce María Cabello, combatiente de incendios de la Dirección General de la Comisión de Recursos Naturales y Desarrollo Rural (CORENADR).

Dulce se siente orgullosa de ser combatiente porque es una manera de cuidar el bosque. “Pienso a futuro, quiero dejar a mis nietos oxígeno y fauna porque a veces ya no conocen ni a un conejo. Duele perder la naturaleza”, comenta.

A ella se le hace fácil combatir un incendio: “Se me hace fácil ya por tantos años acá trabajando, se me hace muy fácil combatir un incendio, ser la parte de papá para mis hijos, soy madre soltera, hago las dos funciones, en el trabajo soy padre y en casa soy mamá”, reitera.

Dulce forma parte del equipo de la DGCORENADR que, del 1 de enero al 18 de abril de este año, ha combatido 502 conatos de incendio y 616 incendios forestales.

“Me ha tocado estar al frente de un incendio, checar el área, que el personal esté tranquilo. Tener comunicación con las torres, que son nuestro apoyo. Nos cuidamos unos a otros, es la convivencia con ellos, es una cadena. Si uno queda atrás, tenemos que regresar toda la brigada porque en ésta somos hombres y mujeres trabajando por el mismo motivo”, manifiesta Dulce.

Afirma que no le tiene miedo al fuego, sino respeto: “Por ahí dicen que somos el sexo débil, somos un poco más lentas pero vamos asegurando un poco más el trabajo de nuestros compañeros. Caminamos una, dos, tres horas, combatimos y cuando alguien queda rezagado lo esperamos”.

Dulce también se ha desempeñado como personal de reforestación y ahora como combatiente de incendios forestales, por eso considera importante que desde la infancia se tome conciencia sobre el cuidado de los recursos naturales.

“Es importante enseñar a los niños que hay que ir a sembrar arbolitos, cuidarlos desde pequeños, como si fueran nuestros hijos, porque si no llega la destrucción humana. Por los árboles tenemos oxígeno, agua, sombra, todo”, resalta.