Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Fomentan Sedema y expertos de la UNAM nuevo estilo de jardinería ambiental

Publicado el 09 Octubre 2020
Ej6CwSTXsAc6dM4.jpg
320c4b21-3faa-4bf5-b3da-af351ce1ca85.jpg

• Piden reconocer la labor de las y los jardineros de la Ciudad de México

En el marco de la conmemoración del primer año del Día de la Jardinería Ambiental, expertos en arquitectura, urbanismo y paisaje de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, llamaron a alcaldías y sociedad en general a dejar de ver a los jardines como un espacio meramente estético donde todo debe ser podado, cuando lo que debe prevalecer en estos sitios es la fauna, el agua, la tierra y el suelo, algo que se ha perdido de vista debido a una formación cultural.

El dictamen avalado por el Congreso local en el que se declaró el 5 de octubre de cada año como el “Día de la Jardinería Ambiental en la Ciudad de México” establece que esta práctica representa una actividad que aporta beneficios como producir oxígeno y absorber partículas contaminantes, filtrar el agua de lluvia al subsuelo, aumentar la diversidad de especies animales y ofrecer un espacio para el descanso, el ocio y el placer emocional.

En ese sentido, los especialistas coincidieron en que es momento de dejar de pensar en las plantas ornamentales como las más bonitas, cuando la diversidad de especies que hay en la Cuenca de México es basta y se puede hace jardinería desde la casa.

Al participar en el webinar “Jardines en la ciudad, ¿son ambientales?, como parte de los viernes de cultura ambiental, Andrea Berenice Rodríguez Figueroa, del Centro en Investigaciones en Arquitectura, Urbanismo y Paisaje de la UNAM, destacó la importancia de estos jardines para los servicios ambientales y la relevancia de que las y los capitalinos en comunidad se apropien de estos espacios.

Dijo que por años, la creación de estos jardines ha dependido más de la cultura que del ambiente y de concepciones erróneas que han orillado a que estos sitios no permitan enfrentar problemas derivados del cambio climático. Rodríguez Figueroa aprovechó para reconocer la labor de las y los jardineros, quienes tienen una función mayor al preservarlos. “Saben de la flora, cuando viene la lluvia, cuentan con un bagaje cultural porque no sólo se dedican a la flora, saben mucho más”.

Erika Villagómez Flores, del área de Infraestructura Verde de la Secretaría del Medio Ambiente capitalina, destacó la importancia que tienen en la actualidad los jardines ambientales ya que permiten conocer de cerca la naturaleza. “Nos volvemos observadores, estamos acostumbrados a jardinería de pasto, pero no se cumple con todo lo que se indica, es una cuestión cultural que creamos que los jardines tienen que ser bellos”.

Pidió dejar atrás la concepción de que las hojas secas que caen de los árboles son antiestéticas. Dijo que esa hoja seca debe de ser retirada de las calles y del pavimento, pero reincorporada a los espacios verdes como parques, camellones, jardines o bosques. Esto permitirá que los árboles ya establecidos crezcan con mayor fortaleza al igual que los arbustos y cubresuelos. “Es muy importante no deshacerse de las hojas secas porque formarán parte de un ciclo natural y se pueden utilizar como composta y refugio de animales”.

Erika Miranda Linares, del Centro en Investigaciones en Arquitectura, Urbanismo y Paisaje de la UNAM, mencionó que dichos jardines proveen a la ciudadanía de diversos servicios en materia de regulación, bienestar, salud y también cultural. “Las Áreas Naturales Protegidas son las que mayor impacto tienen y son las que siguen proveyendo de estos grandes servicios ambientales que tenemos en la Ciudad de México”.

Finalmente Maritza Hernández Solís, directora de Infraestructura Verde de la Secretaría del Medio Ambiente capitalina, señaló la necesidad de mejorar los espacios que ya existen, toda vez que los jardines, ya sea para polinizadores o infiltrantes, son parte de las soluciones a los problemas que hay en la ciudad, sobre todo con el cambio climático.

Insistió en la necesidad de cambiar el concepto de estética, belleza, de esos jardines perfectamente limpios cuando son todo un problema ambiental porque se les va a tener que incorporar dos veces al año o por lo menos una vez al año fertilizantes artificiales, químicos, mientras que a los jardines con hojarasca no será necesario echarle ningún fertilizante.

Cabe hacer mención que en julio de este año, esta Secretaría, a través de la Dirección Ejecutiva de Cultura Ambiental, presentó de manera virtual la "Guía para la creación de jardines polinizadores" con el propósito de que las y los capitalinos aprendan sobre la importancia de conservar a los polinizadores y aprendan a crear sus propios jardines, el cual puede ser consultado aquí http://data.sedema.cdmx.gob.mx/flippingbook/mujeres-polinizadoras/mobile/index.html#p=1.

Cabe recordar que en 2019 inició el programa “Jardines para la Vida: Mujeres Polinizadoras” con la capacitación de las primeras 500 mujeres especialistas en el diseño y mantenimiento de jardines para la polinización. Este programa nació como respuesta a la amenaza de extinción que enfrentan los insectos polinizadores debido a la pérdida del hábitat por la agricultura y zonas habitacionales, así como por el uso de pesticidas en cultivos, jardines y áreas verdes.

Con la capacitación de mujeres se prevé el establecimiento de más jardines en calles, avenidas y espacios públicos, lo que contribuirá a la adaptación del cambio climático y se logrará reducir la vulnerabilidad de polinizadores ante desastres naturales. Incluso dichos jardines han sido la base del diseño de la infraestructura verde de la ciudad en donde ya hay plantas, preferentemente nativas de la región.